Creación de un espacio temporal de teatro y música, en una antigua bodega, el Chai Skalli, durante las obras de renovación del teatro Molière en la ciudad de Sète, situado a una distancia de unos pocos cientos de metros.

Desde un punto de vista acústico, la sala original tenía un tiempo de reverberación de cinco segundos debido a sus proporciones y la instalación de enormes cisternas a los lados, que actuaban como “resonadores”.

La nave de de almacenamiento de vino se dividió en tres partes:

El primero contiene una recepción y un bar, el segundo el escenario y el público, y el tercero el backstage y los theatre boxes.

Se instalaron varios reflectores por encima del escenario y la audiencia, a fin de aumentar la densidad de primeras reflexiones sonoras. En cuanto a la reducción del tiempo de reverberación, la parte inferior del techo estaba parcialmente cubierta con un material absorbente elevado. Para evitar cualquier posibilidad de acoplamiento de sonido, también se cubrieron las aberturas de las cisternas de madera.

Este proyecto fue objeto de un artículo de prensa en ‘Actualité de la Scénographie’ (junio 2012).